BLOG

Mantente al día de nuestras novedades: nuevas joyas, descuentos, tendencias...
¿Cómo elaboran las joyas nuestros maestros artesanos?

La artesanía está resurgiendo con fuerza. La moda, la fabricación en serie y un aumento de la demanda que exige la diferenciación, está haciendo crecer el sector de la artesanía.

Nuestros maestros artesanos Juanma y Francisco Javier Ferrándiz, son la tercera generación de relojeros y joyeros que se han impregnado del saber ancestral de la joyería. A las más antiguas técnicas, adaptan otras más modernas para ofrecer joyas actuales y con los más altos estándares de calidad.

¿Cuál es el proceso que siguen para la creación de las joyas?

En primer lugar, dependerá del encargo o de la propuesta de diseño por parte del cliente. En Joyería Ferrándiz nos adaptamos al 100% a las necesidades del cliente, por lo que existen diversas formas de desarrollar el proceso, aunque en todas se establecen unas pautas o requerimientos técnicos específicos.

Creaciones realizadas con el material del cliente

La optimización de los recursos es cada día más importante, puesto que ayuda a frenar la sobreexplotación del planeta. Además, supondrá un ahorro al cliente, debido a la reutilización de los materiales. Para ello, el cliente ha de aportar la totalidad o parte de los metales y piedras, pudiendo hacerlo con joyas que tenga en desuso o bien con elementos que tenga en casa como cucharas, bandejas de plata…

El cliente nos muestra su idea, que irá tomando forma a través de los procesos creativos de Juanma, mientras que Francisco Javier, se encargará de crear el diseño a través de los programas informáticos. Con el diseño establecido y con el beneplácito del cliente, se ejecuta la idea.

Existen varios procesos para llevar a cabo el trabajo, desde el más laborioso y artesanal, al más moderno y preciso.

Modelo tradicional

Es un proceso laborioso que consiste en trabajar directamente el metal dándole forma gracias al fundido y martilleo.

En primer lugar, se pesará el material y una vez determinado el peso, se fundirá con una cuchara y sopletes especializados.

Cuando el metal se enfría, se pasará por los laminadores. Estas máquinas pueden ser de dos tipos: de hilo o de chapa. Con este proceso se obtendrá la lámina o hilo del grosor necesario para la creación de la joya. Seguidamente, con el uso de sopletes, martillos y yunques se logrará la maleabilidad necesaria para dar la forma definitiva a la joya.

Una vez que el metal está transformado se ha de calar la pieza, siendo este el momento preciso en el que se le dará forma a la joya. Para su ejecución se utilizarán seguetas, pinzas, alicates y un sinfín de herramientas que permitan llegar el diseño propuesto. Adicionalmente, se harán los agujeros o engarces necesarios en los que irán incrustadas las piedras preciosas o diamantes.

A continuación, se soldará la joya para unir los elementos de la pieza. Es importante que este proceso se lleve a cabo con el mismo material que se ha utilizado, es decir, si es con oro, hacer la soldadura con oro. Esto va a permitir que la joya sea más limpia y la dota de una apariencia más estética.

Por último, llegamos al amusado, el cual es un aspecto de gran importancia porque en este paso, alcanzaremos su aspecto definitivo. Para su elaboración se utilizarán diferentes mecanismos que nos permitirán alcanzar el producto final como son el limado, el lijado, el pulimiento y la limpieza de la joya.

Evidentemente este proceso manual conlleva una apariencia diferente a otra realizada con un proceso mecánico, puesto que estas últimas son más lisas dado que el proceso de creación no ha implicado los golpes del metal para su moldeado.

Modelo tradicional con cera

Este proceso es muy antiguo y permite crear varias piezas iguales. Para esta técnica, el joyero creará un molde tallado en la cera, siendo éste el que dará el diseño final. Una vez elaborado la talla, se fabricarán los moldes que aguantarán altas temperaturas, puesto que verteremos el metal dentro y se fundirá para obtener la joya deseada.

Modelado con render

La tecnología es una gran aliada y en la joyería no podía ser menos. El uso del 3D para el diseño de las joyas ha ayudado a agilizar el trabajo y a ahorrar grandes costes, permitiendo ver de una manera rápida el resultado final de la joya y modificar ciertos aspectos antes de llegar a producción. Además, este sistema tiene la ventaja añadida de ser muy minucioso y permite ajustar las medidas de forma precisa, resultando muy interesante para engarzar piedras preciosas o para concretar las medidas generales de la joya.

A través de un programa específico en 3D se diseñará la joya, se determinarán los distintos perfiles de la misma y se detallará su forma final. Una vez que todos estos datos estén claros, se creará el molde definitivo, del que se podrán obtener una gran cantidad de piezas a una calidad excepcional.

En Joyería Ferrándiz, llevamos a cabo los tres procesos y nos adaptamos a las exigencias de cada joya y del cliente. Nuestra larga experiencia en el taller, nos han capacitado para restaurar todo tipo de joyas y/o relojes. Para ello, en ocasiones se deberán crear piezas nuevas para sustituir aquellas que ya no resulten válidas o bien, arreglar las piezas que hayan sufrido algún problema menor.

La joyería es un mundo apasionante en el que el amplio conocimiento de los materiales, se une al trabajo minucioso del metal y todo ello, vinculado a su vez, con la importancia de la creatividad para dar vida a las joyas que has llegado a imaginar.

Categorías

Colección propia

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Necesitas ayuda?